La respuesta ECH a los recortes: invertir en educación


Máster Junior Creación LiterariaEl 61,8% de los españoles considera que la calidad de la enseñaza es regular o mala, según el barómetro de marzo 2012 del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). Los datos comienzan a aparecer estos días en la prensa. Sin embargo, no son noticia. Que la calidad de la educación es mala lo sabemos, lo sentimos, lo decimos. La noticia deberá ser ¿qué hacer para mejorarla?

La respuesta es tan fácil que hasta parece obvia: para mejor la educación hay que pensar e invertir en educación. Sin embargo, como si fuera un monstruo que se come su cola, la respuesta del gobierno al 61,8% de los españoles que consideran regular o mala la educación, ha sido recortar el presupuesto del área. A partir de ahora la educación tiene un 21,9% menos de dinero que el año pasado y además reduce su peso en el conjunto presupuestario. La inversión en educación pasa de constituir el 0,9% del gasto total a instalarse en el 0,7%.

La ECH ya forma parte de ese 21,9% porque se vio desfavorecida al no recibir la subvención del Ministerio de Cultura que ha recibido en años anteriores. Sin embargo, la decisión de la ECH es seguir invirtiendo tiempo, inteligencia y dinero en educación, los mejores tres elementos que cualquiera puede brindar a la causa a la que se entrega. Porque estamos seguros de que en educación no se gasta, se invierte. Es decir, no existe el ahorro en educación. No tiene sentido. Reducir en educación no es mejorar el presente en tanto estemos empeorando el futuro.

Máster Junior Creación Literaria2A la pregunta “¿Qué cree usted que se podría hacer para mejorar la enseñanza?”, los encuestados eligen respuestas como: exigir más conocimiento, fomentar la implicación de las familias en la educación de sus hijos o mejorar la formación del profesorado, entre otras. Es difícil encontrar propuestas de calidad pero, cuando aparecen, los resultados son para admirar. Y difundir. Y copiar. Nuestro mejor ejemplo es el Máster Junior de Creación Literaria. Este programa se formó en 2002 y fue ideado por Alejandro Gándara y otros profesores y especialistas en educación para jóvenes de entre 17 y 21 años, con el convencimiento de que “la creación literaria y la escritura no representan una habilidad más en la educación de los jóvenes: son la manera en que se vuelven capaces de contar el relato de su vida.” Desde entonces, han pasado por el programa cientos de jóvenes y los resultados no aparecen en los medios de comunicación pero sí son noticia: el 90% de los alumnos que llegan a la ECH para hacer un curso de escritura terminan mejorando su rendimiento general en la enseñanza formal.

El programa se ha desarrollado tres años consecutivos, hasta 2010, con el apoyo del Ministerio de Cultura de España gracias a su política de subvenciones y permitió que la totalidad de los alumnos fueran becados durante los primeros tres meses del programa anual. En 2011 la ECH no recibió la subvención y, sin embargo, la decisión –nuevamente– fue continuar. La Fundación ECH ha asumido la subvención del programa y permitió que todos sus alumnos estudiaran los primeros dos meses de forma completamente gratuita. Desde su creación en 2000, la ECH, gracias al aporte de su Fundación, ha concedido 220.000 euros en becas.

juniors3La estructura pedagógica del Máster Junior en Creación Literaria se basa en la enseñanza práctica de la creación, es decir, en la ejecución de tareas cuyos recursos son la imaginación, la relación entre distintos campos del conocimiento, la intuición y el desarrollo práctico de obras artísticas. Desde este punto de vista, las materias que se imparten contienen conocimientos teóricos y exigen proyectos creativos, rehuyendo la erudición convencional y la espontaneidad sin fundamento. Se trabaja manipulando los conocimientos y los materiales artísticos para darles una nueva fisonomía, buscar preguntas nuevas o respuestas distintas y buscar posibilidades inéditas que abran caminos a las inquietudes de cada alumno, cubriendo así un espacio vacío en los planes de estudios convencionales.

En palabras de Alejandro Gándara, “El Máster Junior en Creación Literaria es, básicamente, un espacio de debate con los alumnos, donde creo que el profesor está más obligado a aprender que los propios estudiantes. Entiendo el conocimiento con una base dialógica, al estilo socrático, es decir, el que más sabe que no sabe nada ha de ponerse en cuestión ante los que están aprendiendo. Las lagunas, las contradicciones, las diferencias, son lo que producen la tensión necesaria para que el conocimiento y la actitud ante el conocimiento produzcan alguna especie de beneficio.”

Los encuestados por el CIS atribuyen la mala calidad de la enseñanza a diversas causas: la falta de medios -profesores o materiales-, la baja exigencia a los estudiantes y la poca motivación del profesorado. La misma investigación indica que un porcentaje superior al 56,8% cree que el Estado y las Autonomías gastan demasiado poco en educación, mientras que un 50,7 % considera lo mismo en el caso de las comunidades autónomas, un dato que se completa con la pobre consideración que seis de cada diez tienen sobre la situación de la enseñanza. La noticia deberá ser ¿qué se hace con el dinero que sí se recibe? La respuesta que está dando la ECH es reorganizar sus recursos para continuar a pesar de la crisis, continuar porque existe la crisis.

Javier ZamoraEl interés y el empeño de la Fundación ECH en proyectos de escritura creativa para jóvenes se sostiene en la idea de que la creación hay que entenderla como la forma moderna de acercarse al conocimiento y también como la respuesta adecuada a las exigencias profesionales del nuevo mercado laboral. Los alumnos mejoran su calidad educativa de la semana y, además, llegan los sábados a las diez de la mañana a la ECH deseosos de aprender. Así lo relata Javier Zamora, de 20 años, ex alumno del curso, cuando se le pregunta cómo fue su experiencia en la ECH: “Intensa. Un sábado por la mañana o un jueves hasta las doce de la noche tienen que serlo para que decidas estar ahí,  leyendo reliquias de la historia o libros que parecerían New Wave si los sacas en una conversación normal. Intensa y muy estimulante en todos los sentidos. Y sentirse estimulado hoy en día en una institución educativa no me parece poco, de hecho me parece muchísimo.”

, ,

Los Comentarios están cerrados