El oficio sin ‘alma máter’


Por Ana Gil. Publicado en Expansion.com

cincoech

La Universidad española no se plantea la creación de un grado oficial para los jóvenes que sueñan con ser escritores. Y… ¿por qué para los futuros músicos y pintores, sí?

Durante siglos ha habido Literatura en el continente europeo sin necesidad de que los escritores hayan recibido una formación previa. Ni en la escuela, ni a través de actividades extra académicas, ni en la universidad.

En la actualidad, el mercado editorial está en crisis y, en consecuencia, el oficio se está viendo afectado. Cada vez es más difícil que un joven escritor consiga llegar a los grandes escaparates literarios. Muchos se quedan por el camino. A pesar de todo, la universidad española no plantea la posibilidad de formalizar la profesión a través de unos estudios oficiales.

Cuando se observa esta realidad y la gran elasticidad de creación de títulos que ofrece el Plan Bolonia, una de las preguntas que saltan a la palestra es la siguiente: ¿Por qué un músico y un pintor sí que necesitan formación académica y un escritor no…?

“El músico necesita aprender una técnica; el pintor, también. En la escritura, las cosas son más sencillas. Todo el mundo sabe las técnicas: leer y escribir”, nos explica Javier de Navascúes, profesor de Literatura de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Navarra (Unav). A lo que apunta a continuación: “Hay que tener en cuenta que a diferencia de Estados Unidos, la tradición universitaria española y europea no ha contemplado nunca la formación de sus escritores. Ni por ahora creo que lo vaya a hacer”.

Una de las razones que se subraya desde la universidad española para no comprometerse en la creación de un grado universitario para este sector es que no es fácil de evaluar en términos académicos. “¿Quién tiene un Sobresaliente…? ¿Cómo se puntúa eso? La calificación es muy compleja”, concluye Navascúes.

Pero no es todo negro para los futuros escritores. Desde hace 20 o 25 años, en España existentalleres de escritura que facilitan el engranaje de los artistas. Los expertos los ven como una opción o complemento pero no como algo prioritario en su formación.

Un taller no es necesario. Si lo hubiera sido, la literatura hubiera nacido hace 50 años… Pero es cierto que los talleres crean unos magníficos foros que la persona que quiere aprender por su cuenta no encuentra. Otra gran ventaja es que estos cursos encauzan más sencillamente lo que siempre se ha hecho: formar escritores, orientarles en lecturas, escucharles y hablar, animar y facilitar la publicación de sus obras”, apunta el profesor de la Unav.

Andrés Sorel, secretario general de la Asociación Colegial de Escritores de España, es muy tajante sobre este tema. “Desde mi punto de vista no se puede ni se debe enseñar a escribir. De estas escuelas salen normalmente burócratas o amanuenses al servicio de los mercados y de la literatura entendida fundamentalmente como una mercancía más”.

A pesar de su rechazo a la formación oficial, cree, como el profesor Navascúes, que las escuelas tienen su cometido. “Lo que sí pueden los talleres es fomentar la lectura y las prácticas de quienes sienten necesidad de escribir”.

Por otro lado, aunque no es lo mismo ser filólogo que escritor, los estudios de Filología y la preparación para ejercer este oficio no están reñidos. “De hecho, en las clases de Filología hay asignaturas de creación. Y hay jóvenes que buscan ser escritores y para ello escogen estos estudios. Otro apunte es quehay filólogos que se han interesado como Dámaso Alonso y Miguel Dors. María Dueñas, por ejemplo, es un caso más actual. Es profesora de Filología Inglesa en la Universidad de Murcia y después del éxito de El tiempo entre costuras, está a punto de publicar su segunda novela”, comenta Navascúes.

¡Americanos al poder!
Y mientras Europa se resiste, Estados Unidos tiene una larga tradición en la formación académica de sus escritores. “Los norteamericanos son muy pragmáticos –no digo que sea malo– y por esa razón que decidieran oficializar esta profesión, no es casual”, concluye el docente.

Su oferta estelar es la de la Universidad de Iowa. El Programa en Escritura Creativa, mejor conocido como el Iowa Writers’ Workshop, empezó en 1936 y desde la fecha sus alumnos han ganado una docena de premios Pulitzer así como numerosos National Book Awards y otros galardones importantes.

Sorel, que ha realizado una estancia como escritor invitado, nos comenta su experiencia: “Te pagan una cantidad considerable de dinero para que te refugies allí a escribir y, a cambio, mantienes charlas con los alumnos o das alguna conferencia sobre tu obra”.

Cinco opciones para ser escritor

cincoHay fórmulas que siempre permanecen. E incluso uno puede plantearse que son mágicas porque no encuentra explicación a cómo se producen y a por qué en el siglo XXI siguen funcionando del mismo modo que en la Edad Media.

Ser escritor es uno de los pocos oficios que conserva una entre sus estantes. Durante siglos ha habido Literatura sin necesidad de que estos artistas hayan recibido una formación previa. Te ofrecemos cinco formas de adentrarte en el oficio.

Taller de Clara Obligado
El taller de la argentina Clara Obligado es pionero en nuestro país. La escritora, afincada en España desde 1976, lo puso en marcha hace 32 años. Conforme ha pasado el tiempo se ha ido modernizando a la demanda y en la actualidad ofrece clases presenciales, online, correcciones y tutorías.

Quien crea que la mejor opción es disfrutar de sesiones en directo, tiene la posibilidad de escoger entre el taller anual, el de iniciación, el de lectura y el dirigido a los más jóvenes –si tienes entre 13 y 17 años–. La oferta online no se queda corta. Clara Obligado cuenta con un taller intensivo, uno de hiperbreves y un último de novela policíaca. Las tutorías están pensadas para gente que ya tenga escrito una libro.www.escrituracreativa.com.

Facultades de Filología
Los estudios de Filología en son una buena opción para formarse como escritor en España. Aunque las asignaturas no están destinadas a la escritura, esta formación aporta a los alumnos una base teórica muy sugerente y quien tenga aptitudes para la creación, la puede aprovechar al máximo.

Otra ventaja, es que las filologías y, en este caso, también los estudios de Periodismo y Comunicación Audiovisual, ofrecen asignaturas relacionadas directamente con el oficio de escritor. A esto se puede añadir que en los campus de Humanidades cada vez cobran más popularidad los concursos, foros, seminarios especializados, encuentros, debates, etcétera en torno a la redacción literaria. www.unav.es.

Escuela Contemporánea de Humanidades
La Escuela Contemporánea de Humanidades (ECH), ubicada en Madrid, imparte cursos sobre creación literaria, filosofía, creatividad, taller de escritura de un gran alto nivel.

La ECH nace cuando la fórmula pedagógica de la Escuela de Letras, fundada por Alejandro Gándara junto a otros pensadores en los años 80, queda agotada como vanguardia. En 2000, Alejandro Gándara funda la ECH junto a María Sendagorta con el apoyo de otros intelectuales, empresarios y escritores. El reto es crear un centro de altos estudios especializado en la creación y sentar las bases de una universidad de la creación. Más información en www.ech.es.

Aprender desde casa
No es imposible convertirse en un escritor reconocido sin ayuda… pero sí cada vez es un reto más arduo. Una opción que se acomoda a quien quiera ir por su cuenta son los talleres online. Estos cursos sirven de apoyo formativo y te ayudan a contactar con gente con unas aspiraciones similares a las tuyas.

Los talleres de escritura creativa y Ediciones Fuentetaja han sido pioneros en esto. En 1986, ya habían ideado un método de trabajo a distancia y en grupo en el que era posible participar desde cualquier lugar del mundo.
Desde 2010, la nueva fórmula es el Taller de Escritura Creativa 2.0. Se trata de un curso dirigido a cualquier persona interesada en realizar un taller literario que no descuide las nuevas posibilidades de la escritura en las páginas web. Más información en www.fuentetajaliteraria.com.

Iowa Writers’ Workshop
Las universidades norteamericanas muy pronto vieron importante diseñar un programa de estudios para los jóvenes que estaban interesados en ejercer el oficio de escritores. El Programa en Escritura Creativa, más conocido como el Iowa Writers’ Workshop, de la Universidad de Iowa es el más popular.

La escritora Lan Samantha Chang es la actual directora de esta iniciativa.
El programa empezó en 1936, con la reunión de poetas y escritores de ficción bajo la dirección de Wilbur Schramm. Los graduados obtienen una Maestría en Bellas Artes en Inglés; Iowa fue la primera universidad del país en ofrecer este grado. Los estudiantes participan en un pequeño número de clases cada semestre. El programa gira alrededor de los Talleres de Graduados que se reúnen una vez a la semana. www.uiowa.edu.


Los Comentarios están cerrados